Autopsia de «El príncipe y la rosa encantada»

Curiosidades: el videojuego del que hablo en nacimiento es el juego de wii The legend of Zelda and the twilight princess. Uno de los juegos de la saga de la que soy fan cuasi incondicional. En el video introductorio de este juego se ve un primer plano de Epona, la yegua de Link, el protagonista, cabalgando por la planicie. Esta imagen tan cargada del tópico épica me estuvo rondando durante algunos días hasta que la idea me del príncipe que termina convertido en dragón me sobrevino. En parte inspirado por experiencias personales sobre personas a las que les ha acabado pasando algo por el estilo, y tuve que escribir el poema.

Estoy trabajando, bueno, en realidad tengo la proyección de terminar por trabajar, en una prosa con esta misma historia para integrarla dentro de Tales of a deaf forest una saga de cuentos cortos conectados entre sí en la que tengo una actitud de trabajo similar ambientados en una época medieval. Del mismo modo estos cuentos estarían relacionados con una historia larga que escribí hace años y que necesitaría se reescrita que está integrada en un universo de ciencia ficción. En realidad sólo tengo un cuento terminado de hace unos cuantos años que necesitaría una revisión y varias ideas para otros tantos. Como ya saben quienes me conocen, mil ideas, cero trabajo. En resumen que es posible que termine por haber una prosa y otro poema (presumiblemente mejor) con esta misma temática.

La primera estrofa del poema es un guiño a la anterior saga de cuentos, el primero y único terminado de estos cuentos termina con una escena parecida, en que mucho después de la muerte de los protagonistas (que si bien no aparece se les supone por el hecho de no ser inmortales) se siguen oyendo sus voces en el viento. También es una construcción habitual tanto en mi poesía como en mi escasa prosa el empezar con un flashfoward (que fino es utilizar palabras en inglés sin ser necesario ¿verdad?) una escena o del final o incluso de más allá con el fin de dar una idea clara al lector de por donde van a ir los tiros y que clase de giros puede esperarse.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *