Raíles en la oscuridad

Aquí tenemos el poema del viernes. Lo cierto es que se me hace extraño estar escribiendo sobre estos temas, que creía ya dejados atrás, a estas alturas del partido. Espero os agrade este paseo por las entrañas de mi yo (1 página)

Raíles en la oscuridad

Estalla una bofetada, lágrimas de niño,
Y brota sangre como aceite de motor,
Noches de raíl y chispa etérea,
Un ligero aroma a alcohol
Y los colores de un amor autodestructivo.

Brilla tenue y brevemente
El recuerdo de días sin sonrisas,
Noches con lágrimas fingidas
Y fantasías de papel que se consumen lentamente.

Un monje camina por una tranquila bahía
A sus pies quedan los demonios,
Las mentiras, y los cuentos con moral cristiana,
Un monje camina con semblante estoico
Por encima del agua ponzoñosa y cristalina.

Anémonas de brillantes colores
Abrazan a sus peces payaso
Mientras un rayo de luz inunda sus rincones
Con crudos matices pasados.

Peso en el alma
Y sentimientos en libertad.

Y brillan los raíles con metálica vehemencia,
Se forja una espada en el alma,
Un escudo quizás… un rincón de inocencia
Contra el yugo del herrero y su cínica mirada.

Camina el monje sobre el agua fría
Mientras llora el corazón en manos de Caronte,
Sentimientos sin rencor y pena contenida,
Esperanzas que vuelan hacia el horizonte
Llevando cuerpo de sueño, y alas de poesía.

Todo esto me viene a la mente
Viendo a los trenes pasar,
Todo esto me viene a la mente
Escuchando las vías gritar,
Todo esto me viene a la mente
Contemplando raíles en la oscuridad.

(04/05/11)


Comentarios

Raíles en la oscuridad — 2 comentarios

  1. WordPress › Error

    El sitio está experimentando dificultades técnicas.